¿A qué le damos el regalo de nuestra atención?